Coatzacoalcos Olmeca Istmo Portada Seguridad

Janeth no entiende por qué intentó matarla, él sigue profugo

Han transcurrido poco más de dos meses desde que Janeth Francisco, de 29 años, fue apuñalada y atropellada en Coatzacoalcos por Elvis  Alexis,  con quien tenía 22 días de casada.

Hoy esta mujer es una sobreviviente de la violencia de género que se ha incrementado en Veracruz, logró  superar las lesiones más graves y alza la voz para pedir justicia y que su esposo pague por el daño físico y psicológico que le causó.

Janeth se recupera en casa

Janeth no puede caminar debido a las lesiones que le provocó el impacto de la camioneta en la rodilla y pie izquierdos, asegura que está viva de milagro porque recibió puñaladas en el cuello, abdomen y costilla.

EL DÍA DEL INTENTO DE FEMINICIDIO

Fue el pasado 14 de marzo en la noche cuando vivió la noche de terror a manos de quien le juró amor, protección y estabilidad.

“En realidad no hubo algo, incluso ni yo me lo explico, no había ningún motivo por el que él estuviera enojado, todo esto pasó en el departamento, estábamos en un convivio con nuestros amigos, dos parejas, nosotros y una persona adicional.

Ahí se detonó todo, de la nada él se molesta por algo que todavía no logro entender, cuando se van los chicos, él me dice que porqué yo hago planes sin consultarle y yo recuerdo perfectamente que hasta me reí porque él nunca me prohibió nada y recuerdo que me reí y le dije que estaba mal y me acuesto a dormir.

Él toma mi teléfono y empieza a buscar y cuando despierto él seguía con mi teléfono y le digo: bueno qué es lo que buscas o qué quieres encontrar y no me contestó, ya tenía ratísimo con el teléfono, el error que yo sigo pensando es que tomé su teléfono y le dije: si tú revisas el mío, yo reviso el tuyo”. Janeth afirma  que cuando revisó su teléfono, él explotó.

“Es ahí donde él se descontrola, me jala, me azota contra la pared y empieza a ahorcarme, yo quedo inconsciente en dos ocasiones, la segunda me desperté y no recordaba nada, como pude y como Dios me dio a entender salí de ahí, cómo no sé porqué yo no veía, utilizo lentes y traía mis ojos dañados por los golpes que llevaba, salgo del departamento, le grito a los vecinos y nunca salieron, hay una puerta trasera, salgo corriendo, él me alcanza, ya va atrás de mi con el cuchillo y me da estas lesiones, me deja tirada ahí y él se regresa, yo me levanto y sigo corriendo pidiendo ayuda.

Yo no visualizo, de verdad que yo no veía nada, no sé si me caí, no recuerdo hasta dónde corrí, cuánto tiempo corrí, solo vi un coche y pensé que era ayuda, me acerco al carro y me doy cuenta que es el mío  me intento cruzar la acera y es ahí donde él me atropella y me da en la pierna izquierda” narró.

Postrada en su cama, Janeth aún no sabe porqué Elvis actuó de esa manera, pues durante su noviazgo que fue de más de 3 años, no mostró indicios de violencia.

“Siempre fue amable, muy sociable, nunca mostró algo de esta magnitud”, señaló.

CONTINÚA PRÓFUGO DE LA JUSTICIA Y NO HAY AVANCES  DE QUE LO ANDEN BUSCANDO 

Aunque Janeth lo perdona de corazón y espera que en algún momento le diga porqué la intentó asesinar, quiere que pague por lo que hizo, busca que ninguna otra mujer sea víctima de él, por ello pide a la autoridades que lo busquen que le hagan justicia.

Se pregunta si tenía que haber muerto para que la Fiscalía General del Estado (FGE) actúe, porque a pesar que existe una denuncia formal,  hasta este momento no tienen conocimiento que haya una orden de aprensión.

“Nosotros estamos seguros que es por ellos que no nos han dado bien el apoyo para localizarlo ya que como saben él estuvo trabajando en el juzgado segundo y su papá era parte de esas personas que hacen estos trámites, creemos que todo viene  por ahí, nosotros no tenemos esas amistades o economía para poder tener ayuda”, agregó.

La joven presenta dos heridas en el cuello, dos en el estómago y costilla  provocadas por un cuchillo, cuando la atropelló se le rompió el fémur, tiene la rodilla sin ligamentos, la herida expuesta, en la tibia se le  ve completamente el hueso, el proceso para recuperarse física y psicológicamente aún es largo, pero con el apoyo de su mamá, abuelita y hermano logrará salir adelante para vivir esta segunda oportunidad que asegura Dios le dió, quiere seguir  trabando y viajar, que es una de sus pasiones, y al estar al borde de la muerte espera disfrutar al máximo.

Janeth aprovechó para agradecer a su familia, a sus verdaderos amigos y  a la gente que de una u otra manera la ha apoyado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: